Elvira Arrizurieta


  • Date Added: miércoles, 19 septiembre 2012

En marzo de 1961, a poco de recibirme como médica, ingresé al Instituto de Investigaciones Médicas donde inicié mi formación siendo Director el Dr. Alfredo Lanari y mi jefe directo Alfonso Ruiz Guiñazú. Entre marzo de 1962 y 1969 estuve en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, USA, trabajando con metodología de punta en fisiología renal (micropunción) con Carl W. Gottschalk. Luego regresé al Instituto, donde aún permanezco.
La persona con la que aprendía dializar fue Manuel Arce, quien se destacaba por su capacidad para resolver lo que hubiera que resolver y asombraba con sus diagnósticos en los ateneos anatomopatológicos. Por supuesto Ruiz Guiñazú supervisaba cada tarea obsesivamente. Completaban la sección de Nefrología Jorge Firmat, Jaime Coelho, el Dr. Ricardo Peña y Laura Yelinek.
El riñón artificial único en el ámbito público había sido traído al Instituto por Ruiz Guiñazú quien había aprendido la técnica de diálisis en forma magistral de John Putman Merrill en Boston, USA, que llegó al país en 1958 para una exposición en Pueyrredón y Figueroa Alcorta. La llegada del riñón artificial a la exposición fue gestionada por el mismo Ruiz Guiñazú y la Universidad de Buenos Aires, lo compró para el Instituto. Con la ayuda de un tornero excelente, Rodolfo de La Benardina (hijo del jardinero de la residencia Tornquist) fabricó una copia idéntica de riñón original que fue instalada en el Instituto de Diagnóstico, éste riñón manejado luego por Rubianes y Lorenzino fue usado por Lopez Blanco en el Sanatorio Guemes.
En 1999 presidente del Congreso Internacional de Nefrología realizado en la Argentina.
Galardonada junto a Valderrabano y Parving con la medalla internacional de la National Kidney.
Foundation por su contribución en el área nefrológica.
Actualmente sigue desarrollando su actuación en el área de investigación.

Ver entrevista